≡ Menu

Turismo en las Islas Eolias: El paisaje imponente de los volcanes

Comparte

Al norte de Sicilia, Italia, nos encontramos con el archipiélago de las Islas Eolias, también conocidas como Eolicas, el cual está conformado por siete islas principales. Las islas disponen de variados atractivos turísticos y, gracias a sus espléndidos parajes, han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad. Es un destino ideal para el descanso, con aguas transparentes y baños de lodo termales que invitan al disfrute.

Lípari


Lípari es la mayor de estas islas y su capital. Aquí es posible apreciar claramente el paso de los diversos pueblos, en especial en el castillo,  en el cual se encuentran restos de pueblos prehelénicos y griegos. En el recinto del castillo se alzan la Catedral de San Bartolomé y el museo arqueológico, con una vasta colección de restos griegos y romanos, como ánforas y máscaras de teatro en miniatura.

Vulcano


Vulcano, al sur de Lípari, constituye una de las islas más interesantes para visitar dada  su peculiar actividad volcánica. Especial atención merecen el cráter humeante de vapores de azufre, al cual es posible ascender,  y unos lodos calientes a causa de las emanaciones de azufre que se filtran desde el suelo, en los que es posible bañarse. También, se puede optar por darse un baño en el mar, donde el agua burbujea hirviente. Una buena opción es ir de excursión al Gran Cratere, el mayor volcán de la isla, en cuyo ascenso se puede apreciar la variada vegetación hasta llegar al negro de la roca volcánica de la cima, que ofrece una vista formidable de la isla.

Panarea


Panarea, es la isla más pequeña  del archipiélago y, tal vez, la más encantadora. Es un sitio muy elegido por el turismo de élite debido a sus hermosas  calas y playas de agua cristalina. Entre sus atractivos se halla el poblado prehistórico de Punta Milazzese, que ofrece unas vistas espléndidas. Además, se pueden hacer excursiones en barco a los  islotes que rodean la isla.

Salina


Salina, sobresale por albergar la mayor reserva natural del archipiélago, de una flora y fauna increíbles. En el puerto de Santa Marina, es posible descansar en una bella playa de rocas volcánicas, desde la cual se puede admirar otras islas del archipiélago. Dispone de un museo etnológico, ideal para conocer de cerca la historia de la isla. Para los más aventureros, nada mejor que realizar el ascenso al Monte Fossa delle Felci.

Filicudi y Alicudi


Filicudi y Alicudi, son las islas menos pobladas. Alicudi, carece de calles y solo posee senderos que unen las casas aisladas de los lugareños. Por su parte, Filicudi posee un relieve accidentado y una costa dominada por farallones, cuevas y acantilados, producto de su pasado volcánico, que resultan ideales para  excursiones marinas o para la práctica del buceo.

Stromboli


Stromboli es, quizá, la más impresionante de las islas, ya que aquí se halla  un imponente volcán en constante erupción, al cual se puede acceder a pie hasta unos 200 metros del cráter, desde donde es posible maravillarse con los esputos de lava que de allí emergen.

 

Comparte
{ 0 comments… add one }

Leave a Comment